martes, 24 de enero de 2012

Otto Skorzeny, el hombre más peligroso de Europa.

Otto Skorzeny, con su famosa cicatriz.
Por encima de bandos e ideologías, la II Guerra Mundial dio grandes líderes militares, reconocidos y admirados por propios y enemigos. Uno de estos hombres fue el declarado por los aliados, como el hombre más peligroso de Europa, el coronel de las Waffen SS, Otto Skorzeny. Para hacerse idea de la valía militar de este hombre, solo hace falta señalar que sus memorias han sido traducidas al hebreo y son de obligada lectura en la academia militar israelí.
Natural de Viena, desde joven llevó una vida de culto al honor. Fruto de esto es su famosa cicatriz en la mejilla, que mostraba con orgullo tras haberla recibido en un duelo de Mensur. El Mensur –que existe aún hoy día, más suavizado-, son duelos de esgrima, que gozaban de gran popularidad entre los jóvenes estudiantes germánicos. No se buscaba la victoria, sino combatir con gallardía ante un oponente respetado. El premio no era vencer, sino obtener cicatrices, las schmiss, que daban muestras de la valentía de su portador. Skorzeny la lucía como su más valiosa condecoración y le aportó el apodo de Scarface o Cara cortada, como era conocido por sus enemigos.
Ya en su juventud se afilió al NSDAP y no dudó en alistarse en las Waffen SS en cuanto estalló la guerra, aunque en principio quiso servir como piloto en la Luftwaffe debido a su experiencia en avionetas. Luchó encuadrado en la SS Leibstandarte y en la Das Reich en las campañas de Francia, Holanda y los Balcanes. En Rusia obtuvo la preciada Cruz de Hierro, antes de volver, ya como capitán, a Berlín. Allí se le hace jefe de comandos y crea la unidad de operaciones especiales con la que pasará a la historia, los Friedenthaler.
La misión con la que se él y sus hombres consolidan el prestigio de la unidad será la Operación Eiche (roble), cuya finalidad era rescatar al líder fascista, el Duce Benito Mussolini, que había sido apresado por el gobierno pro aliado de Badoglio. El éxito era complicado, ya que el Duce estaba bajo custodia de los carabinieri en la fortaleza natural apenina del Gran Sasso. Entrar allí solo era posible por el aire y así fue como con nueve avionetas, el 13 de Septiembre de 1943, se infiltran en la zona sin ser detectados. Entran en el Hotel Imperatore, donde estaba el Duce y lo sacan de allí sin pegar un solo tiro, pues la guarnición de carabinieri se rindió al verse sorprendida. Trasladado Mussolini sano y salvo a Viena; Skorzeny es recompensado con el ascenso a comandante, Sturmbannführer, jefe de unidad asalto y con la Cruz de Caballero.
La siguiente misión, Mayo de 1944, fue el intento de prender o acabar con la vida del líder comunista yugoslavo, Tito, era la Operación Rösselsprung. A pesar de con unos pocos paracaidistas consiguió acabar con un grupo de combatientes mucho más numeroso, en medio de la refriega, el líder partisano logró escapar. 
La liberación del Duce en el Gran Sasso.
Aunque no puede ser considerada un fracaso, el grupo de Skorzeny se resarció de no haber capturado a Tito, en la siguiente operación, la Panzerfaust, en Octubre. Como el regente húngaro, almirante Miklós Horty, iba a rendir el país a los soviéticos; Skorzeny capturó a su hijo en un hotel donde estaba negociando la rendición. Con este ilustre rehén, el húngaro desistió en su intención, tras no pocos esfuerzos e intervención armada en Budapest. Fue llevado a Alemania y allí abdicó en un gobernante pro-alemán. Cara cortada fue recompensado con un nuevo ascenso a Teniente Coronel u Obersturmführer.
A los poco días se le asignó una nueva misión, quizás la más famosa de todas la que realizó, la Operación Greif. Skorzeny reclutó a varios hombres que hablaban el inglés a la perfección y se hizo con 14 jeeps americanos, además de camuflar unos carros de combate para que se asemejaran a los Sherman de USA. Así disfrazados se infiltraron en las líneas aliadas en las Ardenas para tratar de boicotear su imparable avance en el frente occidental. Bien adiestrados en las costumbres norteamericanas, la acción de sus hombre se debía combinar con una contraofensiva donde los alemanes iban a echar el resto para tratar de romper las líneas enemigas. El 16 de diciembre, mientras se inicia un violento cañoneo alemán, los hombres de Scarface entran en territorio americano y gracias a sus disfraces y actuación consiguen desviar con engaños a muchos contingentes americanos de sus verdaderas líneas de avances. Pese al éxito de su misión, la ofensiva alemana es detenida. Los hombres que fueron descubiertos fueron fusilados, acusados de espionaje. Además, Skorzeny fue herido en la cabeza por metralla y enviado e Berlín. La gran confusión que consiguió crear Skorzeny entre los americanos, fue la que les llevó a considerarle como el hombre más peligroso de Europa.
En los inicios de 1945 la guerra estaba vista para sentencia y solo quedaba defender Berlín a vida y muerte, como hizo nuestro compatriota Ezquerra. A Skorzeny, se le encargan misiones suicidas, con pocos hombres y mal entrenados. Se le encarga detener a los rusos en el río Oder y para ello debe volar el puente de Ludendorff, cosa que no consigue tras sufrir muchas bajas. Tras la caída de Berlín se dirigió a la búsqueda del reducto alpino, donde tras no encontrar fuerzas propias, el 8 de Mayo se entrega a las fuerzas aliadas.
Skorzeny fue absuelto en los juicios de Núremberg, pero ingresado en un campo de desnazificación, de donde consiguió huir hacia España. El resto de su vida lo pasó casi siempre en nuestro país, aunque también paso algunas épocas en Sudamérica, siendo consejero de Perón. Mientras vivía en España, se le acuso de ser el líder de la organización ODESSA, que se encargaba de reagrupar a viejos nazis. Fijo su residencia en la población mallorquina de Alcudia, donde le gustaba disfrutar del mar, que se convirtió en su pasión. En estos años de paz publicó sus memorias en dos volúmenes, Vive peligrosamente y Luchamos y perdimos. En Argentina se publicaron juntas con el título de Misiones Secretas. Las memorias de Skorzeny son un valioso manual de operaciones especiales que no tiene desperdicio.
En 1975, muere de cáncer en Madrid, siendo sus restos inhumados en su tierra natal.
En youtube se pueden encontrar numerosos videos, como este, sobre esta interesante figura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...